MUSCULO PSOAS/ILIOPSOAS

El músculo Psoas junto al Iliopsoas forman una unidad y por eso se le denomina músculo Iliopsoas. Pertenece al grupo de músculos de la cadera. Es el músculo más largo del cuerpo.

Se origina en los procesos transversos, cuerpo y discos intervertebrales desde las vértebras T12 hasta la L5 (en algunas personas llega hasta el  sacro).  Su fascia se prolonga hasta el sacro y cubre la cara anterior de las vértebras. Se inserta en el trocanter menor del fémur. Por tanto conecta la columna vertebral con el muslo. Su acción es la flexión de la cadera y la extensión lumbar (produce lordosis). Por tanto es el músculo para caminar, correr, subir escaleras.

Cruza la articulación sacroilíaca (es un músculo profundo).  También tiene conexiones con el diafragma. Es un estabilizador anterior. Mantiene la lordosis fisiológica de la columna lumbar (importante para la salud de de los discos intervertebrales y de la columna). Mantiene el equilibrio yin/yang.

Si hay rigidez y acortamiento (debido a estar sentados muchas horas, por ejemplo) se acentúa la lordosis (hiperlordosis).

 

Navasana, Utthita hasta padangustasana son 2 posturas donde el Psoas el el principal músculo implicado en la flexión de la cadera.

En los backbends el psoas se estira.

Cuando se produce estrés se altera nuestro patrón respiratorio por tanto se afecta el psoas debido a su relación con el diafragma. Por tanto ésta es otra causa de afectación crónica del psoas.

A través de la práctica del yoga calmamos nuestro sistema nervioso y en consecuencia mejora la alteración del psoas a través de la relación del diafragma.

El miedo, el enfado  y la angustia tambien son factores que afectan el psoas. Al ser un músculo par se pueden producir asimetrías o desequilibrios entre ambos lados.

Desde el punto de vista energético el prana se encuentra enraizado en la pelvis y los elementos básicos o instintivos están relacionados con los centros energéticos del sacro, lumbar y abdomen: instinto de supervivencia, sexo, alimentación y sueño. Están en relación con el psoas.

Si hay acortamiento hay disconfort, excesiva lordosis. Si hay dolor de espalda casi siempre está implicado el psoas. Puede ser el origen del dolor si está contracturado.

Si hay respiración superficial el diafragma no está trabajando correctamente. Si aprendemos a respirar diafragmáticamente mejorará la situación.

Namaste,

 

 

 

 

By | 2019-03-10T17:21:43+00:00 marzo 3rd, 2019|Anatomia, Blog|0 Comments

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.